Bahillo: el secretario entrerriano de Massa que llega de la mano de Bordet

El gobernador de Entre Ríos se arrogó la negociación con Massa para el arribo de su ahora ex funcionario al que los distintos actores le reconocen un perfil más contemplativo que combativo. Las propias entidades de la Mesa de Enlace valoran la relación con el secretario.

por Juan Pablo Scattini

No era esperada la designación del entrerriano Juan José Bahillo al frente de la Secretaría de Agricultura de la Nación. La determinación del flamante ministro de Economía, Sergio Massa, tomó por sorpresa a propios y ajenos cuando medios de alcance nacional la hicieron noticia. No la aguardaban ni sus pares del gabinete provincial ni funcionarios de menor rango, ni dirigentes de la oposición ni del sector de agro o de las fuerzas productivas. El único que parece haber sabido de su arribo es Gustavo Bordet. De hecho, el propio gobernador entrerriano se arrogó la negociación con el ahora expresidente de la Cámara de Diputados, en la previa de su jura como nuevo titular de la Cartera de Hacienda.

“Fue fruto de una conversación que mantuve con el ministro de Economía, Sergio Massa. Nos pusimos de acuerdo y Bahillo pasará a desempeñar este cargo que realmente es muy importante para el país, por la envergadura que implica una cartera de esta naturaleza dentro de gabinete nacional y también, por supuesto, para la provincia de Entre Ríos”, detalló el mandatario luego de que la designación del entonces ministro de Producción, Turismo y Desarrollo Económico al frente de la secretaría nacional. Agregó luego que la función del dirigente de Gualeguaychú podrá ser ejercida “con un alto grado de consenso” y que tiene el visto de bueno de legisladores y gobernadores, dando a entender un respaldo político al acuerdo sellado con el líder del Frente Renovador.

Bordet consideró que el cargo ocupado por Bahillo ayudará a “profundizar las políticas en beneficio de nuestras economías regionales de la provincia, y no abandonar algo que siempre caracterizó a nuestra gestión que es el diálogo, la búsqueda de consensos, generar encuentros y no desencuentros, para poder construir un camino que nos lleve a las metas que todos queremos”. Y finalizó: “Conoce profundamente el sector productivo y ha construido un buen vínculo con todos los sectores involucrados. Va a lograr éxitos en esta etapa que se inicia porque se ha preparado para ejercer este cargo”.

¿Qué dijo la Mesa de enlace?

En efecto, si hay algo que todos reconocen en Bahillo es un perfil más contemplativo que combativo. Las propias entidades de la Mesa de Enlace, a través de sus principales referentes, hablaron del tema y valoraron que siempre hubo buena relación con él en ocasión de su labor como ministro de Producción.

“Es un hecho que nos ha generado sorpresa. El viernes habíamos tenido una reunión con él y nada hacía prever que 72 horas después iba a ocupar un cargo de semejante relevancia. Fuera de ello, es un hombre de diálogo, que conoce del sector, que hace tiempo está en la arena política y estuvo siempre involucrado con lo público y lo privado. En lo que a nosotros respecta, siempre ha tenido un trato franco, sincero y respetuoso, que debería mantenerse”, opinó en contacto con El Destape, Alfredo Bel, coordinador técnico de la Federación Agraria (FAA) en Entre Ríos.

El ruralista apuntó, asimismo, que las determinaciones de fondo seguramente pasen por Massa, pero no dejó de lado que “representa un gran desafío” el cargo asumido por Bahillo. A la par, apuntó su descontento por la eliminación del Ministerio de Producción a nivel nacional, hecho que tuvo su correlato en la provincia luego de la designación del ahora exministro provincial: “No vemos bien que se hayan degradado las estructuras que contemplaban a las fuerzas productivas”.

De hecho, luego de conocerse el llamado al cargo del dirigente justicialista, el gobierno entrerriano disolvió la cartera que conducía. Producción y Turismo, ahora secretarías, pasarán a formar parte del Ministerio de Economía y de la Secretaría General de la Gobernación. “Tal resolución de gobierno degradaría la agenda de los sectores productivos entrerrianos a un tercer escalón dentro de la esfera de gobierno, y dificultaría aún más las posibilidades de mantener canales de diálogos constructivos que permitan desarrollar un marco de trabajo orientado a valorizar a los espacios privados de nuestra provincia”, afirmaron en un comunicado desde la Mesa de Enlace entrerriana, donde pidieron marcha atrás con la decisión.

En cuanto a los problemas que más afectan al agro, Bel detalló: “Se precisa un programa serio de comercialización de carne, trigo, maíz y otros productos con dificultades para exportar; una política precisa respecto de la posibilidad de disponer de insumos que se importan, como fertilizantes, repuestos y maquinarias; una revisión urgente de la política impositiva, porque la presión fiscal es insostenible; una solución al desdoblamiento cambiario y otros puntos vinculados a infraestructura, conectividad y estado de los caminos de la producción”.

“A nivel nacional tenemos muchos problemas y no se han resuelto. Con Julián Domínguez había diálogo, pero las determinaciones centrales no las definía él. Hay una impronta que lo excedía, y que incluso ha excedido a Alberto Fernández. Todos los errores del kirchnerismo, Fernández los acrecentó”, finalizó el ruralista.

Otros referentes de la Mesa de Enlace se han manifestado sobre la designación de Bahillo, en el mismo sentido. “Es productor, conoce las necesidades del campo, sabe hacia dónde hay que ir y si desde el gobierno se le brinda el escenario necesario y las herramientas, sin dudas tendría que hacer una buena gestión”, apuntó por su lado Jorge Chemes, titular de las Confederaciones Rurales Argentina (CRA). El entrerriano consideró, no obstante, que “la realidad es que el cambio de funcionarios no asegura de que el gobierno cambie la visión que tiene sobre el campo”.

Desde otros ámbitos, como la Sociedad Rural, valoraron el diálogo, pero consideraron que los reclamos del sector no tuvieron eco en el ministerio que conducía en la provincia. “No nos pudo resolver los problemas a los productores”, lanzó Juan Diego Etchevehere, titular de la entidad en la provincia.

Bahillo llega a su nuevo cargo con el perfil de un conciliador. En sus primeras declaraciones como secretario, además de convocar a la Mesa de Enlace, dijo que es “entendible” el acopio de granos por parte de los productores. El nuevo secretario es un moderado, que comenzó su actividad como dirigente partidario en 2003 con una banca en la Cámara de Diputados, que fue dos veces intendente de Gualeguaychú y siempre estuvo a las órdenes de Bordet: en 2015 fue electo nuevamente diputado provincial, pero “puso la cabeza” en las Elecciones Legislativas de 2017 –derrota por amplia diferencia- y una vez electo diputado nacional, abandonó su banca a los dos años para ser ministro provincial.

Con 56 años, un emprendimiento productivo propio ligado a la lechería y un paso como directivo de la Sociedad Rural (SRA) de su departamento, tendrá que enfrentarse ahora a los desafíos y la agenda de un sector muy poderoso, con un poder de fuego que muchas veces es capaz de desestabilizar gobiernos. De tono calmo y semblante tranquilo, afrontará un desafío similar al que tuvo otro entrerriano, Luis Miguel Etchevehere, durante el gobierno de Mauricio Macri. Algunos creen que, al igual que el expresidente de la SRA, la investidura lo pone en un lugar indiscutible de candidato en 2023 en la provincia. Él mantiene la cautela y no habla del tema, pero hay quienes ya lo sondean como un posible postulante a la Casa Gris. (El Destape)