El radicalismo de Entre Ríos quiere la vuelta las clases presenciales ya

En un documento emitido en que se celebra el Día Internacional de la , el sector interno de la , Convergencia, hizo referencia al regreso de las clases presenciales en la provincia.

“En estos días se ha instalado un fuerte debate sobre la necesidad de la vuelta a la presencialidad en las escuelas de nuestra provincia. Como ocurre habitualmente el discutir la coyuntura se impone sobre el debate de los problemas de fondo que aquejan a la educación pública entrerriana los que siguen quedando relegados a la espera que algún día sean abordados como corresponde. El bajo interés que tiene el de Gustavo por la educación no deviene de la pandemia sino que son muchos años de atraso y de abandono como lo muestran las estadísticas de las organizaciones que se dedican a evaluar la calidad de la educación en nuestro país”, expresaron al comienzo.

Para agregar: “El informe anual 2019 de la organización ARGENTINOS POR LA EDUCACIÓN, denominado ‘El estado de la educación en la ’, muestra indicadores alarmantes respecto de la educación pública entrerriana a la que ubica entre las que registran las tasas más alta de repitencia de nivel primario con el 5,6% y en el último lugar de retención de la matrícula de nivel secundario. El trabajo dice que las se ubican en un rango de entre el 78% y 47% en su porcentaje de que progresan en la educación secundaria sin repetir ni abandonar. Las provincias que mayores tasas de retención en el nivel secundario registran entre 2012 y 2017 son la Ciudad de Buenos Aires (78%), La Rioja (74%) y Catamarca (72%). Las que menores tasas registran en este indicador son Formosa (48%), San Juan (47%) y Entre Ríos (47%)”.

El texto también refiere a que hace mucho tiempo que la educación pública en nuestra provincia “solo se sostiene por el compromiso del sector docente, no docente y las cooperadoras escolares. Los que se capacitan a costo de sus bolsillos para contribuir a jerarquizar el sistema; que se hacen cargo de los problemas sociales que traen los alumnos desde sus hogares sin herramienta provistas por el estado para resolverlos; que tienen que pagarse su internet porque el CGE les exige registrar todas las novedades en forma virtual pero no les proveen el servicio; mientras que las cooperadoras juntan recursos de los vecinos para contribuir con los elementos de limpieza porque las partidas que mandan el gobierno alcanzan para menos de una semana, para pintar los establecimientos, para reparar los vidrios, las aberturas, los sanitarios y en muchos casos hasta para construir aulas nuevas asumiendo obligaciones que son propias del gobierno”.

Se indicó posteriormente: “Nadie desconoce que Entre Ríos tiene una infraestructura escolar en general deteriorada, con falta de mantenimiento e insuficiente para la matrícula que tienen actualmente las escuelas sobre todo el caso de las NINA, sistema en el que estamos totalmente de acuerdo, pero se debió haber hecho con un plan paralelo de adecuación de los establecimientos, como lo prometió Urribarri en su momento y no cumplió, porque así como están han hacinado y estresado a toda la comunidad escolar”.

Le expresaron al gobernador Bordet “que no se puede seguir improvisando ni demorando el debate de fondo, ha llegado el momento de declarar la emergencia de la educación pública en Entre Ríos, convocar a todos los actores del sistema y espacios políticos a acordar una de estado que tenga los consensos necesarios para realizar los cambios y mejoras que el sistema necesita, con pautas claras y plazos precisos que aporten previsibilidad en los reformas y en las mejoras que van a tener nuestros gurises para contar ámbitos adecuados donde estudiar y un compromiso serio de todos para tener un plan de jerarquización de los docentes desde lo profesional y lo salarial”.

Finalmente el documento de Convergencia, señaló:” Alguna vez será necesario cumplir con la palabra tantas veces escuchada y nunca cumplida que la educación es lo que más importa en nuestra sociedad y en esa tarea tenemos que involucrarnos todos porque la educación es un bien público y hacerla de calidad es una responsabilidad colectiva”.