Es entrerriano, vive en España y grabó una película junto a Adam Sandler: “Hasta hoy no lo creo”

El paranaense Santiago Kuster estaba tirando al aro en su casa cuando recibió la convocatoria para la película “Garra”, protagonizada por Adam Sandler. La historia del joven fanático del básquet y de la actuación que llegó a Hollywood.

por Juan Pablo Scattini (Entre Ríos)

Santiago Kuster tiene 37 años. Nacido y criado en Paraná, al igual que miles de niños y niñas de la ciudad, creció jugando al básquet en un club de barrio. En su caso, fue en el Olimpia, donde su padre supo ser presidente. Con el tiempo, descubriría que otra de sus pasiones estaba en la actuación. Y el destino le tendría guardada una oportunidad única, que uniría su amor por la naranja y su deseo de destacarse frente a las cámaras. Y sería con un plus: rodar una escena, nada más y nada menos que con el reconocido actor de Hollywood, Adam Sandler.

Todo sucedió hace un año, en agosto de 2021, en Palma de Mallorca, España, donde Santiago vive hace tres años. Hasta allí llegó para hacer una pasantía, pero terminó quedándose. “Salió una oportunidad, me anoté y me tocó acá. Yo tengo ciudadanía española, así que fue todo un poco más sencillo. Al poco tiempo de estar acá se vino la pandemia y ya me terminé quedando. Hoy vivo y trabajo acá, aunque no descarto volver en algún momento a Argentina”, explicó a El Destape.

Kuster descubrió su amor por las tablas en Paraná, poco antes de irse a estudiar Administración de Empresas a Córdoba: “Hice algo muy amateur. En Córdoba ya empecé a estudiar teatro, hice castings y participé de algunas películas. Ahí me di cuenta de que era lo mío e intenté dedicarme a full a eso. Cuando me tocó venirme, me traje un reel y lo metí en productoras, intenté moverme rápido para que me conocieran”.

Una de esas productoras convocó a Santiago para hacer de extra en un rodaje. En ese contexto, le indicaron que habría una oportunidad laboral en pocos meses, en el marco de una superproducción norteamericana. Se trataba de Hustle (traducida al español como “Garra”), una película que tendría como protagonista a Adam Sandler, famoso por actuaciones en películas como Happy Gilmore y Billy Madison.

El filme, de poco menos de dos horas, se estrenó el 3 de junio de este año y cinco días después llegó a Netflix. Es la historia de un cazatalentos, Stanley Sugerman (Adam Sandler), que trabaja para Philapdephia 76ers -franquicia de la NBA que supo tener entre sus filas a grandes glorias del básquet como Allen Iverson- y que fracasa constantemente en su búsqueda de un nuevo prospecto para el equipo. De casualidad, en España, se cruza con Bo Cruz (Juancho Hernangómez, jugador profesional), y comienza a trabajar para formarlo a la medida de que su institución precisa. En el medio, se interponen problemas laborales, dramas familiares y obstáculos que deben sortear juntos para llegar al objetivo de jugar en la mejor liga del mundo.

Para los amantes del básquet, la película no tiene desperdicio. Aparecen en ellas numerosas estrellas de las mejores ligas del mundo, especialmente de la NBA: desde Dirk Nowitzki -alemán, ídolo de los Dallas Mavericks- hasta Kyle Lowry -Miami Heat-; Aaron Gordon -Denver Nuggets-; Seth Curry -Brooklyn Nets- y Kenny Smith -exjugador y actual comentarista de TNT-. Además, glorias del básquet español como “La Bomba” Navarro -integrante de la generación que logró el Mundial de 2006 y la doble medalla de plata en Beijing 2008 y Londres 2012- o Sergio Scariolo -entrenador con el cual La Roja obtuvo el campeonato del Mundo en 2019, ganándole en la final a Argentina-. Hay incluso, menciones vinculadas al argentino Emanuel Ginóbili, cuatro veces campeón de la NBA con San Antonio y campeón olímpico en 2004.

“El día que me convocaron para trabajar en la película, estaba tirando al aro con un amigo de Paraná que había venido a visitarme. A mí me encanta el básquet, lo jugué y soy un loco de la NBA. Es decir, se dio todo”, indicó Santiago. Lo que él no supo, hasta llegar al rodaje, es que su escena particular sería mano a mano con el propio Sandler: “Cuando me contaron empecé a temblar, no lo podía creer. Hasta hoy no lo creo. Cinco o seis días después grabamos y salió todo muy bien. Yo no fui en modo ‘me vengo a sacar una selfie’ tampoco, sino que lo tomé con seriedad y fui a trabajar, a hacer lo que sabía. Pero me sentí muy cómodo”.

Rodar le permitió, además, contactarse con la estrella de Hollywood: “Me trató súper bien. Me preguntó si era español, le dije que era argentino. Le regalé una camiseta de Marcelo Milanesio (histórico jugador de la Liga Nacional, cordobés, exSelección Argentina) y la noticia se viralizó tanto que terminé en una entrevista hablando cruzado con Marcelo y quedamos en juntarnos a comer cuando vaya a Argentina. De hecho, me dijo que me va a dar otra camiseta”.

“El día que me convocaron para trabajar en la película, estaba tirando al aro con un amigo de Paraná que había venido a visitarme”

De la escena que rodó junto a Sandler, una parte se editó. Sin embargo, Santiago quedó satisfecho con el resultado final: “Hubiera pagado para hacerlo, así que no me quejo. De hecho me pagaron. No una suma exorbitante como algunos creerían -400 euros- pero lo suficiente en función de un rodaje de ese calibre. Me dio exposición, me dio experiencia y permitió mostrarme. No pude sacarme una foto, de hecho me hicieron un par muy malas, pero no me quejo”.

Naturalmente, al aparecer en una película de alcance mundial, la repercusión fue grande: “Me escribieron desde amigos de Paraná hasta familiares, pasando por gente de acá que no tenia ni idea de que participaba y viendo la película se enteró. Es muy loco, porque yo la vi con mis amigos y cuando terminó, empezamos a buscar mi escena con subtítulos en varios idiomas. Es increíble saber que hubo una persona que en italiano o en ucraniano se ocupó de doblar mi escena”.

¿Y ahora? “Tengo pensado ir a Madrid a estudiar teatro. Todavía estoy viendo cómo hago para explotar bien este tema, cómo lo canalizo en términos laborales. Acá estamos en verano, hay receso y está todo medio parado. Mientras, sigo entrenando a la par de mi trabajo, como camarero en un hotel cinco estrellas”, explicó Santiago, el paranaense que un día estaba tirando al aro y al otro estaba grabando con Adam Sandler. Una oportunidad única, que no desaprovechó.

Publicaciones Similares