La OMS explicó por qué los barbijos con válvulas no previenen el coronavirus

La Organización Mundial de la recomendó mantener el distanciamiento y pidió que confíen en las vacunas.

La pandemia por COVID-19 se mantiene presente en todos los países del mundo. Más allá de que los números hayan disminuido considerablemente en Argentina, el virus sigue en las calles y por eso se recomienda seguir las medidas preventivas dispuestas desde principios del año: distancia social, poca circulación, lavado de manos y, por supuesto, utilización de barbijo o tapaboca. Sobre estos últimos, ¿sirven aquellos que tienen válvulas?

Distintos médicos y científicos se refirieron a este tema pero ahora, quien tomó la palabra fue la Organización Mundial de la Salud (OMS). En primer lugar destacaron que siempre deben ser utilizados como medida preventiva y además destacaron que no es necesario usar aquellas que son de tipo «médico», pueden ser de tela, con varias capas y un filtro de por medio. Mientras que en relación a aquellas que tienen válvulas, desaconsejan su utilización.

El director de emergencias de la OMS, Michael Ryan, explicó: “El peligro es que si llevas una mascarilla con válvula y estás infectado puedes estar expulsando aerosoles infectados. En otras palabras, anula el propósito de llevar una mascarilla. No es peligroso para ti, pero simplemente anula el propósito”. Para terminar de una vez con la pandemia, más allá de los planes vacunatorios, es importante cuidarse a sí mismo y cuidar al otro».

Además remarcan la higiene de las manos, la distancia física de al menos un metro, evitar tocarse la cara, cubrirse al toser o estornudar, generar una ventilación adecuada en ambientes interiores, la realización de pruebas (y rastreo de contactos estrechos), cuarentena o aislamiento. Todas ellas son medidas claves para prevenir la transmisión y circulación de la enfermedad.

Las mascarillas también son recomendadas para utilizar en casa cuando hay algún visitante que no sea miembro del hogar o haya una ventilación deficiente. Mientras que remarcan que no es necesario utilizar mascarillas durante una actividad física de mucha intensidad porque puede reducir la capacidad respiratoria. Por último, vuelven a remarcar que no es necesaria en menores de cinco años y que en aquellos de entre 6 y 11 años tendrá mucho que ver el enfoque de riesgo.

La OMS pide que se confíe en las vacunas

Las distintas vacunas ya se encuentran en la última fase de realización. Incluso, algunas de ellas ya pidieron la aprobación por la situación de emergencia. Por eso, ante estas grandes noticias, la OMS pidió a la población que confíen en ellas para controlar la pandemia. «La promesa de una vacuna es magnífica pero no podrá alcanzar todo su potencial sin una sólida preparación y la aceptación de la comunidad», dijo el director en Europa, Hans Kluge.

Esto se debe a que, según distintos estudios, altos porcentajes de diferentes población se muestra insegura por la vacunación. «No sean parte de una infodemia de desinformación. La vacunación salva vidas, el miedo las pone en peligro», advirtió desde Copenhague. En Argentina esto no es la excepción y mucha gente piensa en no vacunarse por teorías conspirativas e insólitas. Por esa razón, el Ministerio de Salud no descarta y evalúa seriamente que sea obligatoria.

Si bien hay novedades en relación a las vacunas durante todas las semanas, el Gobierno de Alberto Fernández no quiere quedarse atrás y se encuentra en medio de diferentes negociaciones para comprar millones de dosis a las empresas farmacéuticas que están más avanzadas. Entre ellas aparecen la rusa, Sputnik V; la de Estados Unidos, Pfizer y la de AstraZeneca u Oxford, que se produce en el país. La idea es, en primer lugar, vacunar a la población de riesgo y los trabajadores esenciales para luego continuar con el resto de la población.