La pandemia vino a desnudar la cruda realidad

por Leandro Arribalzaga

Presidente de la – Entre Ríos

Estamos desandando los últimos días del año 2020 tan difícil de transitar que, sin duda, dejará una huella profunda en cada uno de nosotros.

La pandemia vino a desnudar la cruda realidad de la Argentina y en particular de nuestra provincia y en este último caso con el maquillaje de un monocolor obsceno, que con cada puesta de escena viene surfeando la adversidad de los últimos años.

Inventaron un relato que ni ellos mismo se lo creen y después tenemos sus consecuencias. Una provincia súper deficitaria, atrasada, que no puede dar respuesta a los ciudadanos y que quienes nos gobiernan se sienten satisfechos, con el sólo hecho de sobrellevar el día a día.

Lamentablemente este año de cuarentena extendida no se ha usado para planificar hacia adelante. Se volvió con la misma receta perimida, aunque cómoda, de la Ley de emergencia “Solidaria”. Una Ley que impone solidaridad a quienes alcanza pero que nada ordena hacia dentro del propio gobierno.

La fiesta continúa con nombramientos de allegados, aunque hoy no hay paritarias para el resto de las áreas del Estado y así tenemos, por ejemplo, a trabajadores en negro encadenados en el Hospital Masvernat de , pidiendo una solución. Es fácil desde la demagogia de “lo atamos con alambre”, sólo parches nunca una solución de fondo.

Todo se posterga en nombre de ella (la pandemia), se pierde la gran oportunidad de debatir, buscar consensos. De hacer la gran convocatoria a los diferentes actores de la sociedad entrerriana en este caso y de delinear un camino para salir de donde estamos.

Se desaprovechó el tiempo de la cuarentena, mirando para otro lado en lo sanitario, lo educativo, la seguridad, los jubilados y ni hablar de las demás improvisaciones. Es prioridad solucionar las dificultades personales o del entorno y no la de todos los entrerrianos u argentinos. Se busca modificar la justicia antes que sentarse en el banquillo de los acusados, quien nada tiene para ocultar tiene todo para defenderse. Usan a los jubilados como moneda de ajuste, quedando los mismos en la indigencia, total, no son ellos los que sufren.

En la educación se requieren escuelas abiertas, esa debe ser la prioridad para llegar a un año 2021 con el presupuesto necesario, con paritarias ya acordadas.

En la educación está el futuro de los próximos veinte o treinta años. No la posterguemos más, porque eso es ir en contramano de todos quienes pretenden una provincia y una nación de oportunidades.

En Entre Ríos no se pueden esperar tres años para que otro gobierno llegue. Se requiere de soluciones ya. Quienes gobiernan desde hace varias gestiones deben asumir las responsabilidades de sus errores primero, para luego convocar a la gran reconstrucción de la provincia que nos birlaron.