salarios

Los salarios van perdiendo contra la inflación

Producto de una inflación que no dio tregua desde noviembre de 2015, el poder adquisitivo de los salarios formales perdió un 16 por ciento para ubicarse en su menor valor real en once años. “Hay que remontarse a la crisis de 2001-2 para encontrar una caída superior en magnitud a la registrada en los últimos años”, señala el informe del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) de la UMET. Los hogares de menores ingresos fueron los más castigados en el último año, donde la suba de precios de su canasta superó el 60 por ciento, aunque en mayo repercutió con más fuerza en los sectores de mayores ingresos, con un 3,5 por ciento frente a abril.

En mayo la inflación para el bolsillo de los asalariados fue de 3,1 por ciento y de 57,4 por ciento interanual (ver aparte). Para los jubilados –también relevado por el IET– la inflación fue de 2,5 mensual y de 57,1 interanual. Como contrapartida, ante paritarias que cerraron por debajo de esos valores, los salarios fueron perdiendo terreno desde que asumió el actual gobierno, tendencia que se profundizó en el último año y medio. “Desde diciembre de 2017 que el salario real presenta variaciones negativas interanuales significativas absolutamente todos los meses”, explica el informe. El resultado es que entre noviembre de 2015 y mayo de 2019 el salario real cayó 16 por ciento, de acuerdo con el relevamiento del IET de la UMET.

Durante mayo la inflación fue más intensa en los hogares asalariados de mayores ingresos. En ese decil los precios treparon 3,5 por ciento, en contraste en el decil 1 (de menores ingresos), con un 2,7 por ciento. “La razón de esta mayor intensidad en los asalariados de mayores ingresos estriba en las alzas en prepagas y naftas, que inciden más en este estrato de la población. Como en mayo no hubo alza en tarifas de servicios públicos, tuvo menos impacto relativo en los asalariados de menores ingresos”, explica el informe.

Pero en términos interanuales la inflación es más intensa en los deciles de menores ingresos, con un 60,3 por ciento, frente a los de mayores ingresos, donde los aumentos de precios fueron del 54,8 por ciento. Esto deja al descubierto “el impacto asimétrico de la suba de servicios públicos y de los alimentos en los distintos hogares”, con mayor incidencia en los hogares más pobres.

Si se amplía el análisis desde noviembre de 2015, el 10 por ciento de menores ingresos sufrió una inflación de 248,4 por ciento hasta mayo último, contra una del 195,3 por ciento para los hogares con mayores ingresos. “La inflación del conjunto de los trabajadores se ubicó en el 215,4 por ciento en la era Macri”, promedia el documento del instituto de la UMET. En tanto, los salarios subieron un 164,9 por ciento en el mismo lapso.

“El paro va a ser muy contundente”

Lo aseguró el secretario general de los bancarios en relación a la medida de fuerza convocada por la CGT. Además, el referente gremial señaló: “Los salarios deberían actualizarse automáticamente por inflación hasta que se estabilice la economía”.

El secretario general del gremio de los bancarios, Sergio Palazzo, habló en la previa del paro convocado por la CGT para este martes 25 de septiembre y criticó las declaraciones de funcionarios del Gobierno que cuestionaron el paro. En ese marco, señaló que se habla de “intenciones desestabilizantes, cuando viene del lado de los trabajadores, pero no cuando viene de los sectores poderosos”.

Además, añadió que el “paro no es para que se vaya el Gobierno sino para que cambie la política económica” y subrayó que “los salarios deberían actualizarse automáticamente por inflación hasta que se estabilice la economía”, según detalló el diario Página 12.

De esta manera, el dirigente sindical de la Corriente Federal cuestionó las declaraciones de los ministros de Producción, Date Sica, y de Interior, Rogelio Frigerio, quienes criticaron la medida del movimiento obrero organizado. “Siempre intentan desprestigiar las medidas de fuerza”, sostuvo.

“Hasta ahora, los diálogos (con el Poder Ejecutivo) fueron infructuosos porque el Gobierno termina haciendo lo que quiere, que es gobernar para un solo sector de la Argentina”, sintetizó Palazzo.

Asimismo, en declaraciones al Destape Radio, Palazzo, anticipó que “el paro del martes va a ser muy contundente” y destacó que “la CGT no estuvo a la altura de las circunstancias, pero hoy lo importante es el paro”.

“Hace falta que los dirigentes opositores tengan grandeza para unirse y derrotar al gobierno”, concluyó. (APU)

 

“El paro nacional no se levanta”

Héctor Daer habló en nombre de la conducción de la CGT y ratificó el paro nacional convocado para el martes próximo. “Seamos claros: el paro nacional no se levanta”, advirtió el triunviro.

“Para los que dudan y generan confusión, seamos claros: el paro nacional no se levanta”, advirtió Héctor Daer, integrante del triunvirato que encabeza la central obrera.

El sindicalista se pronunció de esa forma a través de una red social luego de que le jefe del gremio de Camioneros, Hugo Moyano, saliera a marcarle la cancha al triunvirato que lidera la CGT.

En declaraciones periodísticas, Moyano había advertido que “sería un suicidio” que la CGT suspendiera la medida de fuerza general convocada para el 25 de septiembre.

Los jefes de la central obrera fueron invitados por la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara baja a exponer su opinión sobre los proyectos de “equidad de géneros e igualdad de oportunidades en el trabajo” y de la reforma del Régimen de Licencias Especiales, que impulsa el Gobeirno nacional.

También hablaron ante los diputados representantes de las dos CTA. Todos coincidieron en rechazar el enfoque del oficialismo para esa iniciativa por considerarla “testimonial” y que esconde una “reforma laboral” encubierta.

El proyecto del oficialismo, que fue anunciado por el presidente Mauricio Macri en la apertura del período de sesiones ordinarias de est año plantea que “en los contratos individuales, convenciones colectivas de trabajo, reglamentaciones y todo acto por el cual se fijen o estipulen salarios, se garantizará la plena observancia de la igualdad de género en la aplicación del principio constitucional de igual remuneración por igual tarea”.

Pero desde la oposición argumentaron que el planteo del proyecto no incluye instancias de control y posibles sanciones a los empleadores.

¿Y la reunión?

La reunión que iban a mantener anoche el Ejecutivo, con el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica a la cabeza, con una delegación de dirigentes de la conducción de la CGT se suspendió repentinamente.

El encuentro estaba previsto a las 20 horas en la sede del sindicato de Sanidad, que lideran Carlos West Ocampo y el triunviro cegetista Héctor Daer, en la calle Deán Funes al 1200, pero cerca de las 19 se dio de baja.

Con poco para ofrecerle a un conjunto de gremialistas que buscan recomponer el diálogo con la Rosada, el Gobierno salió a decir que en realidad ese cónclave nunca estuvo confirmado.

Se descontaba en Sanidad también la participación del ahora secretario de Trabajo, Jorge Triaca, aunque finalmente todo se truncó.

La cancelación de la cumbre, a una semana de la huelga general, expone todavía más a quienes buscan tender puentes con el oficialismo en medio de las fuertes internas que se viven en Azopardo por estas horas.

Con el Frente Sindical presionando para radicalizar la confrontación con las políticas económicas de Mauricio Macri y con Juan Carlos Schmid, que ya había anunciado su ausencia, Gordos, Independientes y Barrionuevistas quedaron en un off side generado por el propio Gobierno, que una vez más les corre el arco.

El plantón le suma un tema más a la reunión de Consejo Directivo del jueves que, se descuenta, será más que caliente para empezar a pensar el día después del paro general del 25 de septiembre. (Agencia Paco Urondo)

4, 3 por ciento fue la inflación de agosto según la UMET

Las cifras se desprenden de un informe del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) dependiente de la UMET. Entre noviembre de 2015 y agosto de 2018, el salario real cayó 11,7% y se ubicó en el peor momento desde 2010.
El Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) informó que debido a esta suba, el poder adquisitivo se ubicó en el peor momento desde 2010.

La capacidad de compra de los asalariados viene en baja durante el 2018, producto de la fuerte suba en los precios. Según un informe del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), la inflación de agosto se ubicó en torno al 4,3%. Se trata del valor más alto desde abril de 2016. Asimismo, el poder adquisitivo se ubicó en su peor momento desde 2010, con una caída del salario real del 11,7% entre noviembre de 2015 y agosto de 2018.

El organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), presentó dichas cifras en el informe mensual de inflación correspondiente para agosto de 2018. El mismo detalla que “la inflación mensual (preliminar) de los asalariados registrados fue del 4,3% en agosto, el valor mensual más alto desde abril de 2016”.

Asimismo, remarca que en lo transcurrido de este año, el aumento de precios acumulado registra un alza del 24,5%. En términos comparativos, si se toma agosto de 2018 respecto al igual mes del año pasado, la cifra se eleva al 34,1%.

El análisis realizado por el IET sostiene que los resultados avizoran un incremento de precios superior al 40% en 2018, algo que fue reconocido por el propio Gobierno en un documento interno del Ministerio de Economía que ubicó la suba de precios en el 42% para este año y en 25% para 2019.

Trotta, “La inflación se acelera”

Nicolás Trotta, Rector de la UMET, sostuvo que “la inflación se acelera y es la tercera más alta en toda la gestión de Macri, y lo más preocupante, es que es el peor mes en cuanto a la caía de capacidad de compra del salario. El poder de compra de los trabajadores es el peor en 8 años, lo que confirma meses de tensión distributiva en un proceso inflacionario muy complejo”.

Lo curioso del dato es que la suba de precios producto de la fuerte devaluación de agosto comenzó a percibirse a principio de septiembre, por lo cual no fue registrada en la cifra que difundió el organismo de la UMET. En ese sentido, desde IET prevén un incremento similar para el mes corriente.

En cuanto a las áreas que más registraron los aumentos se encuentran Transporte y Comunicaciones con un 6,9% (por suba en subtes y naftas), Salud con un 6,2% y Educación y Equipamiento del Hogar con 5,4%. El rubro que más repercute al gasto diario de los ciudadanos como es Alimentos y Bebidas se disparó 4,5%, en tanto que Vivienda creció 4,5%. Solo Indumentaria y Calzado (+0,4%) y Esparcimiento (-1,1%), tuvieron un agosto leve con respecto a los aumentos generalizados.

Distintos actores políticos y sociales alzaron la voz debido a la suba poniendo el foco en la posición del Gobierno para hacerle frente. “Una vez más, la impericia de este gobierno hace que el ajuste caiga sobre los salarios de los trabajadores. Volvemos a reclamar que se declare la Emergencia Económica y Social para revertir el deterioro en todos los sectores sociales de nuestro país”, declaró Héctor Daer, Secretario General de la CGT.

“La inflación confirma el rotundo fracaso del gobierno de Macri” afirmó Santamaría

Para Víctor Santa María, Secretario de Estadísticas de la CGT, “la proyección de inflación nos lleva a prever que el 2018 será el año más inflacionario desde 1991, superando a 2002, 2014 y 2016. Esto confirma el rotundo fracaso de la política anti inflacionaria del gobierno y un descontrolado aumento de precios, que incluye tarifas de servicios domiciliarios que se han vuelto prohibitivas”.

El IET también relevó que entre noviembre de 2015 y agosto de 2018, el salario real cayó 11,7%. En la actualidad, se ubica no sólo en el nivel más bajo en la era Cambiemos, sino en su peor nivel desde mediados de 2010. “El índice de inflación de 4,3% para agosto, refleja claramente la brutal caída del poder adquisitivo, que fue la más profunda registrada desde el 2010; estamos con una caída de casi 12 puntos del poder adquisitivo del salario real. Esto es demoledor en lo que se refiere al nivel de vida de los trabajadores y trabajadoras de Argentina. La inflación medida desde agosto fue la más alta desde abril del 2016, estas cifras revelan la verdadera catástrofe social que estamos viviendo, que más de la mitad de los trabajadores con salario en este momento, se ubican por debajo de la línea de la pobreza”, concluyó Hugo Yasky, Secretario General de la CTA.

En defensa de la Salud Pública harán olla popular en el hospital San Roque

La actividad tendrá lugar el jueves 6, a partir de las 10, en las puertas del hospital materno infantil San Roque. Es convocada por el Consejo Directivo de ATE, en el marco de lo resuelto por el cuerpo de delegados de Paraná, en “repudio al hachazo que significa para la salud pública de nuestro país el último anuncio del presidente de la Nación de eliminar el Ministerio de Salud”, se informó a APFDigital

En el marco de lo resuelto por el Cuerpo de Delegados de la ciudad de Paraná, el Consejo Directivo de la Asociación de Trabajadores del Estado de Entre Ríos, convocó a todas las trabajadoras y trabajadores del Estado a la olla popular en defensa de la salud pública que se realizará este jueves 6 de septiembre a partir de las 10 en la puerta del hospital materno infantil San Roque, sito en calle La Paz 435 de la ciudad de Paraná.

La invitación se extiende también a la población en general, a las organizaciones políticas, sociales y gremiales “que entiendan que la salud pública, gratuita y de calidad son un derecho de todos”.

La iniciativa fue resuelta por el Cuerpo de Delegados de ATE “como lugar de encuentro y unidad para continuar el reclamo por salarios dignos y cumplimiento de lo acordado en paritarias, pases a planta permanente y recategorizaciones adeudadas por el Estado provincial, a lo que se suma el repudio al hachazo que significa para la salud pública de nuestro país, el último anuncio del presidente de la Nación de eliminar el Ministerio de Salud”.

Por otra parte, los trabajadores de sector, realizarán reclamos concretos de falencias que atraviesa el principal nosocomio de niños de la provincia y que repercuten en las prestaciones de los miles de infantes que se atienden en el nosocomio, se informó. (APFDigital)

FESTRAM convoca a defender los intereses del pueblo de Santa Fe

Es imprescindible la unidad institucional para evitar una crisis de magnitud imprevisible frente al ajuste del Fondo Monetario Internacional.

Ante los anuncios del Gobierno Nacional para ejecutar sus compromisos con el Fondo Monetario Internacional, se requiere un amplio entramado de las representaciones políticas e institucionales, que conjuntamente con los sectores productivos, laborales y sociales generen una estrategia común para defender los recursos del conjunto de la sociedad santafesina.

Los acuerdos celebrados con ese organismo financiero, solo miden la reducción de los fondos que deberá ceder el Estado santafesino, pero que sin lugar a dudas traen como consecuencia un alto costo social evaluado en términos de recesión económica, caída de la producción, el empleo y de cualquier alternativa viable para el desarrollo sustentable de nuestra Provincia.

El recorte presupuestario exigido por el FMI, no solo se remite a la drástica disminución de partidas o transferencias de coparticipación -que por derecho le corresponden a Santa Fe como a sus Municipios y Comunas- sino también el impacto que esto provocará en servicios esenciales, salud, educación, vivienda, transporte y obviamente, sobre salarios y jubilaciones.

La poda prevista alcanza a los subsidios del transporte, Fondo de Incentivo Docente, Fondo Federal Solidario, FONAVI e increíblemente, recortes en planes sociales, supresión de jubilaciones, vacunas, medicamentos y seguridad alimentaria.

La ejecución de estas medidas de ajuste, que tienen por objeto principal costear el endeudamiento externo contraído por el Gobierno Nacional para financiar la fuga de capitales y la bicicleta financiera, será a costa del sacrificio indigno que se pretende someter a la mayoría de los santafesinos.

Desde nuestra Organización Sindical, hemos venido -desde hace meses- advirtiendo tanto al Poder Ejecutivo, Legisladores, Intendentes y Presidentes Comunales, las consecuencias que tendría la aprobación del Pacto Fiscal y su repercusión sobre las finanzas públicas. Esto demuestra que el denominado Consenso Fiscal, firmado bajo coerción por algunos Gobernadores y aprobados por las Legislaturas, constituye el desmantelamiento del Federalismo como modelo republicano y el cercenamiento de las Autonomías para instrumentar -sin resistencia institucional- una devastación social de nuestros pueblos.

En la realidad concreta de las comunidades santafesinas ya se empieza a observar el impacto de los Acuerdos con el FMI en la vida cotidiana. Allí las obras públicas se detienen, los Intendentes y Concejales empiezan a expresar con claridad las dificultades para afrontar el funcionamiento normal de sus administraciones, y el panorama para los próximos meses es desolador.

Por lo expuesto, exigimos a los hombres y mujeres con responsabilidades institucionales, como el Gobernador de la Provincia, Legisladores nacionales y provinciales, Intendentes, Concejales y Presidentes de Comunas, la Convocatoria a la unidad del conjunto de los sectores de la comunidad santafesina para evitar este latrocinio en víspera de su ejecución.

Los trabajadores estamos dispuestos a acompañar esa iniciativa, la que reclamamos en legítima defensa de los intereses de nuestro pueblo, para no permanecer resistiendo el ajuste en el marco de una paz social que comienza a deteriorarse.

Solá entregó en la Casa Rosada una carta con 35 propuestas para salir de la crisis

“El ajuste no es el único camino”

El diputado del Frente Renovador presentó un texto en el que enumera una serie de políticas “para el corto y mediano plazo” con beneficios para las pymes, un freno a los tarifazos, cambios en Ganancias y medidas para evitar la fuga de divisas. ”Un modelo que exporta ahorro e importa deuda no puede tener otro final que el de una crisis profunda”, advirtió.

por Joaquín Espert (Página 12)

“Espero que el Presidente haya sido sincero con el llamado para presentar propuestas”, planteó el diputado nacional Felipe Solá luego de entregar en la mesa de entradas de la Casa Rosada una carta para Mauricio Macri en la que incluyó un diagnóstico sobre la situación del país y 35 propuestas para el corto y mediano plazo. El legislador habló con la prensa en un café del centro porteño y detalló algunos de los puntos que incluye el documento elaborado por un equipo multidisciplinario que lo acompaña. Evitó hablar sobre su eventual candidatura aunque advirtió que llegado el momento se preguntará si esa postulación “sirve para los argentinos”.

Solá dijo haberle escrito a Macri “como un ciudadano angustiado y preocupado por el presente que transita nuestra Argentina”. En su diagnóstico sobre la crítica situación económica y social, advirtió sobre la caída de indicadores sociales, laborales y económicos, el crecimiento de la pobreza y el desempleo, la pérdida de poder adquisitivo de los salarios por la inflación y el cierre de pymes. A eso sumó los tarifazos, la caída del consumo y la situación del sector científico.

En la carta se adjunta un documento de la Red para el Encuentro y el Desarrollo que detalla el impacto de la crisis cambiaria, del ajuste acordado con el Fondo Monetario Internacional y de la sequía, que llevaron a esperar una caída en la actividad económica y una inflación del 30 por ciento este año. A eso se suma un déficit corriente del sector externo en el primer semestre de 5100 millones de dólares. ”Un modelo que exporta ahorro e importa deuda no puede tener otro final que el de una crisis profunda”, vaticinó Solá al criticar la política de canje de Lebacs por Letras del Tesoro acordado con el FMI.

Frente a ese escenario, se propone “diseñar un programa que apunte al crecimiento económico como salida a los problemas fiscales” en contraposición a lo que impone lo firmado con el Fondo. “El acuerdo y sus condiciones implicarán que nuestro país se encamine a una realidad social tan grave como la del 2001”, sostiene el documento entregado en la Casa Rosada. Solá cuestionó especialmente que se abra la puerta a liquidar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses. “Preanuncia un futuro de jubilaciones privadas”, advirtió.

“El camino más sencillo fue ir al Fondo para tercerizar la gestión económica”, planteó el economista Arnaldo Bocco, Director del Departamento de Economía y del Observatorio de la Deuda Externa de la UMET, uno de los redactores de la iniciativa. En contrapartida, destacó que el plan presentado “es financiable con los recursos propios”.

Ante la fuga de dólares “alentada por el Gobierno”, el diputado del Frente Renovador consideró que debería ponerse un límite a la venta mensual de dólares y establecerse un impuesto móvil –atado al tipo de cambio- para el consumo con tarjetas de crédito en el exterior. Además, planteó que el capital financiero debería estar obligado quedarse en el país por un año.

Entre las 35 “propuestas urgentes para una agenda de Gobierno para el corto y mediano plazo”, se incluye también la eliminación de la cuarta categoría del impuesto a las Ganancias y el remplazo de ese gravamen por uno “al patrimonio neto y a los ingresos” que, según afirmó Solá, deberá impactar especialmente en el 10 por ciento de la población más rica de la Argentina. En esa línea, se plantea un IVA del 27 por ciento para los “consumos suntuarios” y un impuesto a la herencia.

Se propone además la restitución de las retenciones a la minería, junto a controles estrictos a sus Declaraciones Juradas de producción, mientras para la agricultura la propuesta es diferenciar a los pequeños y medianos chacareros y contratistas –gravemente afectados por la sequía- de los grandes productores. Para las Pymes, empresas recuperadas y cooperativas se prevé una moratoria de sus deudas y el acceso a créditos subsidiados, además del freno a las importaciones en sectores críticos como calzado, indumentaria, línea blanca y electrónica.

Respecto a los tarifazos, la propuesta llevada a Macri es retrotraer los valores de las boletas de los servicios públicos al promedio de 2017, actualizarlas por “un criterio de ajuste compatible con la sustentabilidad productiva y social” y permitir que las deudas se renegocien en cuotas. A eso se suma la creación de una “tarifa popular” para familias con ingresos inferiores a los 30 mil pesos. Esa tarifa no podrá superar el doble de la actual tarifa social, que seguiría vigente.

“Entregué la carta por mesa de entradas”, explicó Solá, acompañado de Bocco, Nicolás Trotta, rector de la UMET, y miembros de su equipo. No descartó que algunas de las propuestas se puedan convertir en proyectos de ley porque, adelantó, enviará el texto a todos los bloques del Congreso, además de a la UIA, la CGT y organizaciones sociales.

Consultado sobre si el documento puede tomarse como una primera plataforma electoral de cara a una eventual candidatura presidencial, el legislador sostuvo que la Argentina está “en una situación de emergencia” que obliga a posponer por ahora “cualquier decisión política”. Aseguró que antes de considerarlo evaluará si cuenta con una propuesta con “solidez política, abierta pero no dogmática” y se preguntará: “¿Sirve para los argentinos?”. Añadió que las posibles candidaturas del peronismo deberían dirimirse en una interna pero con el objetivo de que se logre un “gobierno sólido políticamente” y en base a programas como el que presentó en su carta. “Sino sólo tenemos fotos”, concluyó. (Página 12)

Rupturas y consensos para la post crisis – por Claudio Scaletta

Parte de la deformación profesional de la economía política es estar mirando siempre lo que sucede en el mundo de la producción, la base material, pero como la economía también es “política” un ojo siempre está puesto en cómo las transformaciones materiales impactan en eso que Marx llamaba “la superestructura jurídico política”. Hoy Argentina se apresta a experimentar una nueva gran crisis de su base material que, una vez más, provocará y demandará cambios “superestructurales”.

Lo que comienza a discutirse es la naturaleza y dirección de esos cambios. El punto de partida es el nuevo fracaso de las elites políticas y económicas para construir un régimen económico–político estable, el famoso proyecto de país en el largo plazo. Aquí hay un problema, porque la lógica del capital es la inmediatez. Luego, buena parte de las elites políticas son representantes directas del capital. Ante el nuevo fracaso, deberían ser las porciones “más sanas” de estas elites las encargadas de explicarle a los capitalistas locales la conveniencia de construir este régimen más estable, un tarea ímproba.

La ilusión del consenso

Llegado este punto aparece la ilusión del consenso. El peronismo en su versión tradicional se basó en esta idea de la armonía de clases como posibilidad, el famoso ganar–ganar de la expansión keynesiana, el 50 y 50 entre el capital y el trabajo, la alianza para el desarrollo entre el animal mitológico “burguesía nacional” y los trabajadores. El problema, como inmortalizó a fines de la Segunda Guerra Mundial el economista polaco Michal Kalecki –quien escribió al mismo tiempo que Keynes las bases de la teoría del crecimiento conducido por la demanda, pero desde la periferia de Europa y en su lengua natal–, es que con ese crecimiento los trabajadores se empoderan, lo que da lugar a problemas de estabilidad política, es decir de desbalances en la lucha de clases.

Desde la base material el problema principal es muy conocido (o debiera serlo) y bastante simple de explicar: cuando la economía crece comienza a necesitar más dólares de los que produce. Financiar la diferencia no dura para siempre, lo que conduce a situaciones de default o predefault, como en el presente. La primera manifestación de la crisis externa es siempre cambiaria: se produce una devaluación que de acuerdo a su magnitud a veces morigera durante un tiempo el problema externo, pero lo hace a costa de transferencias de recursos desde los trabajadores al capital y ajustando por la vía de la recesión. Es mentira que durante las “crisis” pierden todos. El gran capital siempre gana. Las crisis son incluso una oportunidad de aumentar la concentración.

Cuando la economía crece comienza a necesitar más dólares de los que produce

El problema es entonces político. Las elites económicas sólo miran la tasa de ganancia instantánea. Eso no las hace buenas ni malas, es su lógica de comportamiento. Los países que lograron procesos de “cierre de brecha” del desarrollo lo hicieron porque disciplinaron a sus burguesías a un plan de largo plazo. Las posibilidades de consenso son aquí bajísimas, más aun cuando se trata de burguesías internacionalizadas cuyas tasas de ganancia no dependen directamente del ciclo interno. Mirando sus tasas de ganancia, entonces, estas burguesías sueñan con un país exportador de commodities y con disciplinar a los trabajadores a través de la desocupación y, en consecuencia, bajos salarios. Dicho de otra manera, la única forma de cerrar la brecha externa sin desarrollarse es manteniendo a raya la masa salarial. Si la masa salarial crece más allá de cierto punto comienza a demandar más productos que necesitan dólares para su elaboración y aparece entonces el déficit externo. Aquí es donde los deseos de las burguesías chocan contra los “70 años de peronismo”, es decir con la característica diferencial de la economía local respecto de sus pares latinoamericanas: la densidad sindical, la resistencia del movimiento obrero organizado que impide el sueño de salarios periféricos, la conflictividad argentina.

La burguesía financiera y los bajos salarios

Lo expuesto es la radiografía de la lucha de clases local que en esencia no es muy distinta de su marco teórico: una burguesía financiarizada que sueña con un modelo exportador de commodities y salarios bajos y un movimiento obrero organizado que se lo impide hasta donde puede. El péndulo se ubica más hacia un lado o hacia el otro según las relaciones de poder de cada coyuntura. La primera conclusión es que no hay salida sin inclusión. A la vez la inclusión necesita dólares y en el largo plazo los dólares sólo se consiguen con desarrollo, es decir con la transformación de la estructura productiva para aumentar exportaciones y sustituir importaciones en el marco de aumentos constantes de productividad.

La primera conclusión es que no hay salida sin inclusión.

La visión más benigna sostiene que las elites políticas deberían ser capaces de convencer a las económicas del imperativo del desarrollo. Por detrás se encuentra la idea de que la política construye voluntades mayoritarias que contrapesan al poder económico, algo que solo ocurre en el interior de la caverna, en el mundo ideal del pensamiento. Sucede que los principales instrumentos económicos que demandará la post crisis implican, todos ellos, rupturas, lo opuesto a los consensos, valga la redundancia. Veamos algunos.

Instrumentos económicos post crisis

Más allá de la voluntad, antes o después será necesaria una reestructuración de la deuda, lo que supondrá una ruptura con el poder financiero global y el FMI. Durante la transición se necesitarán cuidar los dólares uno a uno, lo que supondrá alguna restricción inicial al turismo emisivo y a la formación de activos externos, es decir una ruptura con esa porción de la población risueñamente denominada “clase media internacionalizada”. La necesidad de aumentar los recursos fiscales y el cuidado de los precios internos supondrá reinstaurar retenciones diferenciales, una ruptura con los sectores más concentrados de la agroindustria. Desdolarizar los precios de la energía y los servicios públicos aumentará la tensión con las firmas energéticas y las distribuidoras, a la vez que un indispensable nuevo marco de alianzas estratégicas globales significará disputar con la embajada estadounidense, hoy presente en todos los rincones del Estado. Incluso los salarios no podrán recuperarse a la velocidad que esperarían los sindicatos. Saliendo de lo estrictamente económico, si no se hace nada con la superconcentración de los medios de comunicación, todas estas rupturas serán más que amplificadas en el escenario mediático y, si no se reforma la Constitución, las reformas serán bombardeadas, como en el pasado, desde el Poder Judicial.

La pregunta central para el nuevo punto de partida cae, entonces, por su propio peso: cuáles serían y cómo se construyen las nuevas alianzas de clases para sostener en el largo plazo las rupturas demandadas para iniciar un proceso de desarrollo. (Página 12)

La pérdida del salario ya supera el 9 por ciento

El índice de precios al consumidor alcanzó el 3,5%, según un informe privado. El tarifazo y el costo de los alimentos afecta sobre todo a los sectores de bajos recursos

La inflación de junio se ubicó en 3,5%, la más alta en dos años, y trepó en doce meses al 29,5%, según un informe privado. Si bien se esperan las estadísticas oficiales que publicará el Indec, el propio Gobierno recibió un adelanto y sabe que girará en torno al 3,4%.

Para encontrar un nivel similar, es necesario retroceder hasta mayo de 2016 cuando el índice de precios al consumidor había trepado al 3,7%.

Sin embargo, la inflación desde diciembre de 2017 a junio de 2018 ascendió a 16,1%, superando la meta del 15% establecida por el Gobierno.

La inflación de junio fue la más alta en 2 años y la pérdida del salario ya supera el 9% desde 2015

Un dato que demuestra el deterioro de los salarios reales es que entre noviembre de 2015 y junio de 2018 la pérdida fue del 9,1%, según un estudio del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET).

Según este informe, en el 2016 el salario cayó un 5%; tuvo una recuperación parcial de 3 puntos en el 2017, pero en junio de 2018 la pérdida interanual es de 4%.

“El tarifazo en los servicios públicos y el costo de los alimentos (que en algunos productos registra subas superiores al 35% interanual) tuvo un efecto aún peor en los sectores de bajos recursos”, agrega el relevamiento.

En línea con una inflación que afecta más a los que menos tienen, el IET consideró que desde noviembre del 2015 a la fecha, la diferencia de la inflación entre el decil más pudiente y el de menos recursos, fue de 27,5%, perjudicando a los sectores con menos recursos.

“Hay servicios donde la inflación mensual registra subas de hasta 7,5 puntos, como el área de esparcimiento; de 5% en Salud; Transporte y Comunicaciones (4,3%)”, indica el informe.

Los Alimentos y Bebidas registraron un aumento de 4,1% aunque se verificaron subas superiores al 8%, como las verduras (8,3%) o los aceites y grasas (7,9%).

En junio el 51% de los 327 rubros relevados registró alzas mayores al 3%; mientras que el 71% de los rubros verificó subas superiores al 1,5%.

Nicolás Trotta, Rector de la UMET, advirtió que “el plan del Gobierno no parece tener horizonte y sólo demuestra agravar la situación económica del país”.

En el caso de los jubilados, la inflación interanual para este sector escaló hasta el 31,3%; mientras que la variación de precios mensual fue del 3,3%. La principal razón del aumento que sufren los jubilados se da en el alza superior en ítems como la Salud (7,9% contra 3,96%) y los servicios públicos (5,55% en comparación con 2,90% de los asalariados); también los alimentos registraron subas superiores.

La CGT confirmó un paro general para el 25 de junio

Héctor Daer, uno de los triunviros de la central obrera, fue el encargado de confirmar la convocatoria y pedir la “rectificación de la política económica”. La Confederación General del Trabajo, además, dio libertad a todas sus organizaciones para renegociar las paritarias vigentes ante la pérdida del poder adquisitivo de los salarios.

“La vuelta al FMI no es para festejar, se anuncia un ajuste importante para los meses venideros que afecta a los sectores más vulnerables”, señaló el dirigente del gremio de Sanidad, uno de los triunviros de la CGT, que hoy suspendió su programado encuentro con el Gobierno nacional ante la certeza de que el Ejecutivo rechazaría, por lo menos, dos de los cinco reclamos que había entregado a las autoridades la semana pasada: la suspensión de los despidos por seis meses y la quita de Ganancias en el medio aguinaldo de junio.

Más adelante, Daer precisó que la conducción de la organización no acudió a la reunión programada para hoy porque no hubo una respuesta satisfactoria al petitorio entregado hace una semana. “Huno conversaciones informales y vimos que no íbamos a tener una respuesta afirmativa”, reiteró. (Página 12)

 

Imagen: Télam/Fernando Gens

La oposición aprobó la Emergencia Tarifaria

Por 37 votos a favor y 30 en contra, el Senado convirtió en ley el proyecto que retrotrae las tarifas a 2017 y prohíbe su actualización por encima del índice de variación salarial. El presidente Mauricio Macri ya prepara el veto.

por Sebastian Abrevaya

Pasadas las tres de la mañana, el Senado le dio un duro golpe político al Gobierno de Mauricio Macri: aprobó por 37 votos a favor y 30 en contra la ley de Emergencia Tarifaria, que retrotrae los aumentos de luz, gas y agua a noviembre de 2017 y prohíbe su actualización por encima del índice de variación salarial hasta 2019. El debate, que duró más de 10 horas, estuvo atravesado por el enojo del oficialismo, que tildó a la propuesta como “demagógica”, “irracional”, “ilegal” e “inconstitucional”, mientras desde las distintas bancadas opositoras advirtieron por el costo social del tarifazo, las dificultades para pagar los servicios tanto de los usuarios particulares como de las Pymes y la desigualdad con la que el macrismo le exige a los distintos sectores que enfrenten el ajuste. Según fuentes parlamentarias, el Presidente vetará la medida, aunque en la Casa Rosada todavía estaban evaluando el momento más oportuno para hacerlo.

Como hace un tiempo no ocurría, el Senado mantuvo una jornada de tensión política hasta altas horas de la madrugada. Los momentos más fuertes se vivieron pasada la medianoche, con los discursos de los jefes de bloque. En una larga y picante exposición, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner repasó las obras de infraestructura energética durante su gobierno y retrucó buena parte de los argumentos del oficialismo. “Que las tarifas se retrotraigan a diciembre y que además se aplique la variación salarial para decidir los aumentos no me parece irresponsable, al contrario, en materia de armonía social creo que sería aconsejable que lo tomen en cuenta”, aseguró CFK y advirtió sobre el “estado catastrófico de los cinco precios relativos de la economía”: el dólar, las tarifas, las tasas de interés, los salarios y los bienes y servicios. También recordó la actitud de las fuerzas que integran Cambiemos cuando eran oposición y dejó sin presupuesto al Ejecutivo. Además, le reprochó en la cara a Gabriela Michetti haberse pronunciado en contra de los aumentos de tarifas durante la campaña de 2015 y votado en contra de la estatización de YPF, cuando Mauricio Macri elogia permanentemente el yacimiento Vaca Muerta, que de haberse impuesto la postura del PRO estaría hoy en manos de la española Repsol. “Ya es hora de que no se le mienta más a la gente”, disparó y completó: “Es mentira que se eliminaron los subsidios. Ahora son los ciudadanos los que están subsidiando la rentabilidad de las empresas”.

Si bien se encargó de marcar diferencias con el kirchnerismo al inicio de su intervención, el senador Miguel Pichetto también le dedicó un sinnúmero de críticas al manejo económico, social y político de Cambiemos. El jefe del interbloque Argentina Federal, recordó que en los último dos años, previo al último tarifazo, el gas tuvo un aumento de 1157 por ciento, la electricidad del 371 por ciento, y el agua un 484 por ciento. “¿Cómo puede ser que el Congreso y el Ejecutivo no puedan acordar un marco razonable para que la gente pueda pagar de servicios públicos?”, preguntó y calificó al veto como “un fracaso de la política”. Sobre el final, tras renovar sus críticas al consultor Jaime Durán Barba, a la “mala praxis” del Banco Central y a la política de endeudamiento, llamó a desdramatizar la situación. “Hagan lo que tengan que hacer y háganse cargo. Este un mensaje del Congreso, este es un camino que no cierra”, remató.

La defensa del oficialismo corrió por cuenta del radical Luis Naidenoff. “Vamos a hacer lo que corresponde, la irresponsabilidad de este proyecto de privilegiar una vez más al AMBA y que todo el interior termine condenado a pagar mucha más tarifa no lo vamos a aprobar”, aseguró el jefe del interbloque oficialista, quien le reprochó a la oposición más cercana al Gobierno no haberlos acompañado: “no es en las buenas, es en las difíciles en donde hay un punto de inflexión para demostrar la responsabilidad y la convicción para construir un camino de alternativa”.

Tras semanas de intensas negociaciones, acusaciones cruzadas, presiones a legisladores y gobernadores, Cambiemos sufrió una derrota en el peor momento de su gestión. Una amplia mayoría del interbloque Argentina Federal (23 sobre 24 integrantes), los 9 del Frente para la Victoria-PJ y otras bancadas más pequeñas decidieron acompañar la media sanción de la Cámara de Diputados. Hasta último momento el oficialismo intentó lograr que distintos senadores de la oposición cambiaran de postura o bien se retiraran al momento de votar. Incluso en horas de la tarde circuló la versión sobre una posible maniobra para enviar de vuelta el proyecto a Diputados: un grupo de senadores del peronismo podía darse vuelta y votar en contra un par de artículos durante el tratamiento en particular. Finalmente no ocurrió. Por la noche, el puntano Adolfo Rodríguez Saá se volvió sorpresivamente a su provincia, dejando un voto menos para la aprobación. La peronista sanjuanina Cristina López Valverde también se levantó de su banca. La neuquina Lucila Crexell directamente blanqueó que negoció con Frigerio una prórroga a la ley de emergencia frutícola (que afecta a su provincia) a cambio del voto en contra. “Hay un ámbito de negociación, y en mi caso antepongo los intereses de mi provincia”, reconoció en los pasillos del Senado. Los dos senadores misioneros nunca pisaron el Congreso ayer. Pero pese a los esfuerzos y la presión, la oposición todavía tenía pasada la medianoche un margen para garantizarse el triunfo. El sindicalista de los trabajadores petroleros, Guillermo Pereyra, que anteayer había participado de una reunión en Casa Rosada y se contaba como un voto negativo, expresó sus diferencias con el proyecto de Diputados pero le reprochó al macrismo no haber negociado una alternativa real, por lo que cambió su posición.

“Si no ponemos límite a esto, si el Gobierno no advierte esto y quiere hacer lo que le piden sus amigos, esto no va a terminar bien”, advirtió el peronista José Mayans, el primero en hacer uso de la palabra. El senador formoseño fue lapidario con los problemas de política económica del macrismo y puso el énfasis en las ganancias de las empresas energéticas a partir del tarifazo y la dolarización de los precios. Por ejemplo, detalló que Edenor tuvo ganancias por 688 millones de pesos el año pasado y que este año, sólo en el primer trimestre, ya obtuvo 1450 millones. Agregó que la generadora Central Puerto el año pasado tuvo utilidades por 3493 millones, mientras que el primer trimestre ya acumuló 7500 millones. Por último, dijo que Transportadora de Gas del Sur pasó de ganar 3493 millones en todo 2017 a sumar sólo en el primer trimestre de 2018 unos 1734 millones. “No escuchan nada, nos llaman al diálogo y nos quieren imponer un plan económico que ya fracasó. Si no hay reflexión, vienen tiempos peores… Con tasas al 40 por ciento, ¿qué país puede funcionar con esas tasas?”, insistió el senador.

El primero en responder fue el senador Esteban Bullrich, cuya mejor defensa del tarifazo fue el ataque a la política energética del kirchnerismo. “Este proyecto es irresponsable, es demagógico. Es inconstitucional porque interviene en facultades propias de la nación y las provincias”, aseguró el senador bonaerense, quien advirtió que el proyecto de Diputados mantiene los beneficios para la ciudad y la provincia de Buenos Aires, en perjuicio de las provincias del interior que pagan tarifas mucho más altas. “Esto no es una solución, y lo saben. Lo reconocen pero le quieren mandar un mensaje al Ejecutivo. El mensaje el Ejecutivo lo escuchó, si no, no habría otro proyecto. Pongamos a la Patria por delante. Es posible que lleguemos a un acuerdo y discutamos un proyecto razonable”, concluyó, buscando un tono conciliador contradictorio con la acusación de “inmoral” y “demencial” a la política tarifaria del anterior gobierno.

Desde el FpV-PJ, la mendocina Anabel Fernández Sagasti aseguró que “la política energética de Macri es una estafa nacional” porque “transfiere millones de pesos del bolsillo de los ciudadanos a un grupo de empresarios amigos del poder”. La senadora aseguró que la política de subsidios de Argentina sobre el gas y la luz está “por debajo del promedio internacional de los países desarrollados”. Además, advirtió que, según el ente regulador del sector, “la cantidad de usuarios afectados por cortes de luz entre diciembre de 2016 y 2007 aumentaron un 60 por ciento”. “Queremos una política tarifaria con rostro humano, donde la energía no sea una mercancía, sino más bien una herramienta de desarrollo para el país”, agregó su compañera de bancada, la santafesina Marilin Sacnun.

El único senador del Bloque Justicialista que anunció en los días previos su rechazo al proyecto se llamó a silencio en el recinto. Rodolfo Urtubey no integró la lista de 52 senadores que pidieron la palabra. Tampoco hizo declaraciones mediáticas. Su postura quedó en soledad, pese a que la semana pasada el dictamen había contado con tres firmas más en disidencia.

El cordobés Carlos Caserio, hombre del gobernador Juan Schiaretti, lanzó una importante advertencia a Cambiemos. Primero reflejó el malestar que les provocó el discurso de Macri del lunes: “El discurso del presidente, que fue hasta agraviante con nosotros, y si encima nos amenazan con el veto eso inclinó nuestro pensamiento”, dijo y remató: “Les pido que no rompamos todo. Estuvieron hasta último momento tratando de lograr que hoy no votemos esto. Si para ustedes eso es la política, bárbaro, pero no jueguen con fuego porque nos necesitamos todos”.

La radical Silvia Elías de Pérez, una de las más firmes defensoras del Gobierno en el Senado, también arremetió contra la gestión anterior. “Haber tenido congelamiento tarifario con subsidios indiscriminados y cruzados causaron la verdadera emergencia”, aseguró, para ensayar luego una mirada positiva: “Argentina tiene futuro, vamos por el camino correcto”.

En este contexto de conflicto, incluso con la oposición más cercana al gobierno, Mauricio Macri se enfrenta ahora a su segundo veto como Presidente. El primero había sido cuando se aprobó la ley antidespidos, que impedía las desvinculaciones por un año e imponía una doble indemnización. (Página 12)

ATE marchó a Casa de Gobierno en el marco de la jornada de lucha

El sindicato cumple este martes la segunda jornada de paro convocada en todo el país. El secretario general, Oscar Muntes, adelantó que acudirán a las negociaciones paritarias del viernes con un objetivo: “No perder el poder adquisitivo del salario”. Para ello, pedirán un aumento no menor al 23 por ciento alcanzado el año pasado y un mínimo de bolsillo de 17 mil pesos.

En el marco de la jornada nacional de lucha, ATE realizó dos días de paro y marchó este martes a Casa de Gobierno. “Los compañeros de toda la provincia están hoy presentes porque sabemos que la única forma de lograr los objetivos como clase trabajadora es movilizándonos”, dijo Muntes.

Al referirse a la convocatoria del gobierno, explicó: “La paritaria es un punto esencial para comenzar a discutir salarios, pero no significa que hemos logrado el objetivo, que es no perder poder adquisitivo. Eso es lo que vamos a plantear el viernes a las 10, cuando se abra la paritaria”, agregó.

El dirigente ratificó que rechazarán un ofrecimiento del 15 por ciento, por entender que no pueden “tener menos que el año pasado, que fue del 23 por ciento”. Y porque el propio gobierno nacional “está reconociendo que la inflación va a ser superior al 20 por ciento”.

ATE viene reclamando que el gobierno provincial haga efectiva la cláusula gatillo acordada en la paritaria anterior. “Es un punto que tenemos que superar rápidamente. Es una cláusula que se tendría que haber aplicado con el salario de enero, hoy estamos transitando marzo y todavía no se hizo efectivo. La cláusula gatillo está homologada y por tanto es de rápido cumplimiento”, especificó.

Finalmente se refirió al plan de lucha de 48 horas y destacó el buen acatamiento y “las 12 asambleas simultáneas. A eso tenemos que apuntar, asambleas en todos los lugares de trabajador para seguir discutiendo nuestra problemática”, sostuvo. (APF Digital)

Pagani instó a la unidad para enfrentar el ajuste

El secretario general de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), Marcelo Pagani, convocó a todos los sectores internos del principal gremio que representa a los docentes para enfrentar la estocada final al sistema educativo público.

También dijo a AIM que apuestan la unidad del movimiento obrero para frenar la profundización del ajuste que despliega nación y replica el gobierno provincial.

La mercantilización del conocimiento arrincona a la educación pública argentina. Primero fue la privatización exógena con la gestión privada por parte de religiones y fundaciones de establecimientos públicos y, ahora, la endógena viene por los pizarrones y las aulas y trae consigo el vaciamiento total de las escuelas públicas, que implica la tercerización, desfinanciamiento y secuestro de los espacios de los docentes.

Agmer está por la unidad del movimiento obrero para frenar la profundización del ajuste que despliega nación y replica el gobierno provincial.

“Tenemos un escenario nacional muy complejo, donde el macrismo lleva adelante la segunda fase de su Gobierno; la primera se caracterizó por la mega devaluación, inflación, endeudamiento, persecución de luchadores sociales y organismos de derechos humanos y concluyó con las reformas previsional y tributaria y, ahora, en la segunda etapa, van por las reformas educativa y laboral, entre otras medidas, donde los trabajadores sieguen siendo la variable de ajuste”, dijo Pagani a esta Agencia.

Las políticas del macrismo “tienen objetivos claves: el achique del Estado, mercantilización del conocimiento y la pérdida de derechos. En ese contexto ellos visualizan la educación como un nicho para hacer negocios”, denunció el docente sin un aire de resignación sino de empoderamiento y lucha, por lo que remarcó que el gremio a nivel nacional con la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) y la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) promueven un debate profundo sobre la educación pública.

La respuesta sindical

Ante el diagnóstico, el dirigente sindical docente, remarcó que enfrentarán las medidas del Gobierno neoliberal: “El 2018 nos encontrará en la calle, resistiendo”. En ese marco, instó a la unidad en la lucha de todos los sectores gremiales: “Hoy, más que nunca, hay que dejar las diferencias de lado y unirnos contra este brutal ajuste entre todos los sectores internos del gremio y con otras entidades porque, sino, nos van a llevar puestos”.

En Entre Ríos la alarma también está encendida, ya que Pagani lamentó que el gobernador Gustavo Bordet está en sintonía fina con Mauricio Macri: “El Gobierno entrerriano está alineado a las definiciones de Nación, ejemplos sobran, pero podemos recordar la aprobación de la flexibilización de la Ley de ART; la sanción del Presupuesto, sin discutir una sola hora cátedra; y preocupa intentos de reformas que se podrían ejecutar”.

“La convocatoria de Bordet para discutir salarios es muy tarde”

Por otro lado, el dirigente del principal gremio docente cuestionó la definición política de Bordet de dilatar la discusión paritaria: “Discutir salarios a fines de febrero o principio de marzo generará problemas, se debería comenzar en enero para llegar a febrero con una certeza de qué piensa el Gobierno y nosotros qué vamos a resolver y si esto se extiende como propone el gobernador será imposible que en pocos días se logren todos los mecanismos estatutarios del sindicato para tener una respuesta”. En ese sentido, advirtió que con la apertura de la discusión salarial no aceptarán el techo del 15 por ciento que quiere imponer Nación, ya que no se corresponde con la realidad que viven los asalariados: “Las cifras del Gobierno son mentirosas y además de seguir la inflación nosotros tenemos que recuperar el poder adquisitivo que se perdió del salario en este año”.

Foto: Octavio Halle / El Regional.info

Giano salió a cruzar a Guzmán por criticar al gobernador

El Senador provincial sostuvo que Guzmán “confunde los adversarios políticos” y aseguró que “el que condiciona es el Gobierno nacional” • Lo instó a no “cuestionar el todo desde una visión primaria y pública que sólo perjudica al peronismo y a todos los entrerrianos”, se informó a APFDigital
“Bordet es el operador político de Macri en Entre Ríos”, dijo el Presidente del PJ Paraná.

El senador por Concordia y presidente del Bloque Justicialista-FVP en el Senado, Ángel Giano, se refirió a las declaraciones del diputado y presidente del PJ Paraná, Gustavo Guzmán, quien cuestionó al Gobernador en función de los acuerdos que han suscriptos los gobernadores con el Gobierno nacional y a la vez de proponer “un Congreso del PJ” para discutir la posición de los legisladores.

“Guzmán confunde los objetivos”, sostuvo Giano y remarcó que “los acuerdos federales están para ser cumplidos tanto por el Gobierno nacional como por los 23 Gobiernos Provinciales y por más que el gobernador Bordet esté en las antípodas con Mauricio Macri desde lo ideológico, en la manera de gobernar y fundamentalmente por desentenderse de los que menos tienen, eso no habilita a cuestionar el todo desde una visión primaria y pública que solo perjudica al peronismo y a todos los entrerrianos”.

“Quien condiciona es el Gobierno nacional que ganó las elecciones en el 2015 y este año, no el Gobernador Bordet. Lo digo porque tuvimos la oportunidad en la Legislatura de expresar nuestros argumentos a favor o en contra de leyes que exigía Cambiemos para aprobar el presupuesto por ejemplo, o como el propio Guzmán que no votó el paquete de leyes que envió el Poder Ejecutivo; ahora esa libertad que tenemos de expresarnos no equivale a querer quemar las naves ya que el timonel, el que conduce es Bordet quien nos explicó detalladamente los argumentos para la firma del consenso fiscal y la reforma tributaria provincial progresista por cierto, donde pagarán mas quién mas ganan”.

Sobre la expresión del diputado de Paraná aduciendo que “el operador de Macri en la provincia de Entre Ríos se llama Gustavo Bordet”, Giano la consideró “como una expresión fuera de lugar y alejada de la realidad, ya que tanto desde el ordenamiento económico, como desde el resguardo de la institucionalidad, nuestro Gobernador está claramente diferenciado de la forma de gobernar de Cambiemos”.

Giano sostuvo que “el Gobernador Bordet no ha despedido ningún trabajador, ha pagado salarios en tiempo y forma sin quita alguna, dialoga con los representantes gremiales, no reprime, reduce el gasto político, achica el déficit, contiene a todos los trabajadores, ejecuta las obras públicas comprometidas inclusive algunas que Nación decidió dejar de hacer, mantuvo programas sociales y de salud que el Gobierno Nacional dejó injustamente de financiar, hace una gestión austera y responsable, mientras tanto en la Nación, Mauricio Macri aumentó un 25 por ciento la administración pública, se endeuda día por día sin límites, el déficit fiscal va a llegar a casi el siete por ciento del PBI, la balanza comercial también va a ser negativa en más de 7.000 millones de dólares y el objetivo es quitarle ingresos a los sectores más vulnerables y medios para beneficiar a las multinacionales y los grupos económicos dominantes”.

“Le digo a Guzmán que mire la película, no la foto, porque se va a comer el amague. Estamos en una posición difícil porque los acuerdos federales están por encima de los intereses partidarios; en todo caso lo que tenemos que hacer en el partido es ver cómo nos preparamos para ganarle a Cambiemos en la próxima, especialmente en Paraná cuyo Consejo Departamental preside”, finalizó. (APFDigital)

Bordet confirmó que no otorgará bono de fin de año a estatales

El gobernador de Entre Ríos indicó que tampoco habrá “ningún tipo de bonificación especial” para jubilados. El mandatario destacó que la administración provincial “cumplió con lo que nos hemos comprometido”.

Gustavo Bordet confirmó que no habrá “ningún tipo de bonificación especial” para los estatales y jubilados al considerar que en el acuerdo paritario no se contempló esa posibilidad. En ese mismo orden, el gobernador de Entre Ríos destacó que los sueldos están por encima de la inflación.

“Cuando se acordaron salarios, se explicitó que si la inflación era superior al aumento efectivamente otorgado íbamos a hacer las correcciones de la inflación, pero vamos por debajo de la inflación y se cerrará el año con un 19,4 por ciento y el aumento fue del 23 por ciento”, explicó Bordet y corroboró que “nunca estuvo previsto ningún tipo de bono” en la provincia al opinar sobre el reclamo de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de $ 5 mil para fin de año.

En declaraciones radiales, el mandatario destacó que su gobierno cumplió “en todos los términos lo que nos hemos comprometido cuando acordamos los salarios a principio de año”. El propio Bordet señaló que gracias al acuerdo paritario los estatales tienen un beneficio de 2 puntos.

En otro orden, el mandatario destacó el alcance del acuerdo refrendado con la Nación, del que dijo que “establece parametros claros” en la relación entre los dos Estados “en materia fiscal” y a su vez “en los compromisos mutuos para avanzar en objetivos que son comunes. Es un paso muy importante hacia el federalismo”, realzó.

En otro orden y sobre la Caja de Jubilaciones de la provincia, que es una de las que no ha sido transferida a la Nación, Bordet puso de relieve que el acuerdo es “muy importante y favorable para la provincia”.

“Nosotros estimamos que del 18 % que recibimos actualmente, vamos a pasar a recibir un 50% o un 55% en 2018. Para nosotros es un avance enorme que ayuda a eliminar el déficit fiscal”, admitió el gobernador entrerriano. Adelantó, además, que pedirá a la Legislatura “antes de fin de año” que refrende el convenio ya que el acuerdo fiscal es “ad referendum” de ese poder y “queremos tenerlo aprobado para enero”, precisó.

Fuente: Ambito.com

Paro y movilización contra la reforma laboral

Luego de que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, confirmara esta mañana que su cartera está analizando la propuesta del Ministerio de Modernización para “optimizar” la estructura del Estado, que contemplaría miles de despidos de la administración pública, y que los trabajadores estatales no cobrarán un bono de fin de año para compensar la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, el secretario general de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy, confirmó que el gremio convocará a una jornada de paro y movilización a fin de mes en rechazo a la reforma laboral.

“Vamos a adoptar una jornada de lucha, paros y movilizaciones, al igual que todas las organizaciones que formamos parte de la CTA”, advirtió Godoy, para quien la situación “es muy preocupante” no solo por la reforma laboral que impulsa la alianza gobernante, que se siente fortalecida tras los resultados de las últimas elecciones legislativas, sino también porque el paquete de reformas, que el presidente Mauricio Macri inscribió en su propuesta de “reforma permanente”, incluye las reformas previsional y tributaria, que impactarán en los campos de la salud y de la educación, con la consiguiente pérdida de derechos para los sectores más vulnerables de la sociedad.

“Quieren rediseñar el Estado para ponerlo maximizar las ganancias de las grandes empresas transnacionales. La reforma laboral en sí es un aspecto más que busca eternizar la precariedad laboral, reducir salarios y reducir aportes en el sistema de seguridad social, que van a devenir en una pérdida de condiciones sanitarias y educativas para los trabajadores”, denunció el dirigente gremial, en declaraciones a la radio La Patriada.

El sindicalista exhortó a “impedir que estas leyes se aprueben tal como están propuestas por el Gobierno” y señaló que con ese objetivo se adoptarán “medidas de fuerza inmediatamente”. “Creemos que estas reformas se frenan con mucha unidad y solidaridad de parte de los trabajadores y el conjunto del pueblo argentino. Hay que construir puentes de unidad para exigirle al Gobierno que no avance sobre nuestros derechos”, subrayó Godoy.

Página 12
Imagen: Bernardino Avila

Inflación: sigue subiendo y acumula un 71% desde que asumió Macri

Los equipos económicos de “1PAIS”, encabezados por el diputado Marco Lavagna, informaron que la inflación en el noveno mes del año fue 1,6%, acumulando 17,5% en lo que va de 2017.

Los equipos económicos de “1PAIS”, encabezados por el diputado Marco Lavagna, informaron que la inflación en el noveno mes del año fue 1,6%, acumulando 17,5% tan solo en los primeros nueve meses de 2017, quedando por encima de la meta prevista por el Gobierno para todo el año.

Las principales subas del mes estuvieron explicadas por atención médica y gastos para la salud (subas en prepagas) y vivienda y servicios básicos (alquileres). No obstante, lo más preocupante del mes fue que el ítems de los alimentos volvió a registrar una suba similar a la observada en agosto (+1,9%).

Con esta marca de 1,6% en septiembre, parece ya confirmarse que por octavo año consecutivo la inflación no podrá romper el piso de 20%, ya que para hacerlo debería promediar apenas 0,7% en el último trimestre, cuando resta por delante, por ejemplo, un nuevo aumento en tarifas luego de las elecciones.

Si la inflación promedia apenas 1% por mes en el último trimestre, alcanzaría 21% en 2017, mientras que si la suba promedio alcanza 1,5% mensual la inflación del año se ubicaría en 23%. Este punto de partida muestra la dificultad que habrá en 2018 (cuando también se registrarán subas de tarifas) para cumplir con la meta del BCRA en torno al 10%.

En los últimos doce meses, la inflación ya acumuló 25,1%. De esta manera, el total de la gestión del Gobierno actual registra 71,2 % (2,5% promedio mensual), más de 7 puntos por encima de los 22 meses previos (64%).

Fuente: Agencia Paco Urondo

Seis de cada 10 trabajadores cobra sueldos por debajo de la línea de pobreza

El Indec reveló que la Canasta Básica Total, que define el nivel de pobreza, se ubicó en agosto arriba de los 15 mil pesos, mientras que casi el 60% de los trabajadores dependientes gana menos que esa cifra por mes.

El costo de la Canasta Básica Total (CBT), que define el nivel de pobreza, se ubicó en agosto en los 15,244,92 pesos y aumentó 1,4% respecto de julio, informó el INDEC.

El costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que define el nivel de indigencia, fue en el octavo mes del año de 6,247,92 pesos y aumentó 1,8% respecto de julio último.

Los datos corresponden a la valoración mensual que realiza el INDEC de la Canasta Básica Total (CBT), que reúne los bienes y servicios básicos para una familia tipo de cuatro miembros, formada por dos adultos y dos menores, y la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que reúne las necesidades kilocalóricas y proteicas imprescindible para una familia.

La CBT registra un aumento del 15,8% en los primeros ocho meses del año, en línea con el índice de precios minoristas del INDEC y del 22% en los últimos doce meses. La CBA creció 14,6 por ciento entre enero y agosto, y 20,7% desde agosto del año pasado.

Según las cifras oficiales para satisfacer las necesidades de una familia tipo el salario mínimo debería duplicarse para alcanzar el precio de la canasta básica, ya que actualmente es de $8.860 y se incrementará a 9.500 desde enero y a 10.000 en julio de 2018.

La última información sobre distribución del ingreso, que difundió el INDEC indicaba que casi el 60 por ciento de los trabajadores en relación de dependencia gana menos de 15 mil pesos mensuales.

 

Fuente: Indec

Durante la gestión de Macri se destruyeron 33 mil puestos de trabajo y no se recuperan

La contracción está concentrada en la industria manufacturera como consecuencia de la apertura importadora, la suba de costos, el alza de tarifas y la menor demanda. Los puestos destruidos tenían salarios superiores a la media y los que se crean están por debajo.

por Tomás Lukin

Los sectores más afectados son textil, confecciones, cuero y calzado y automotores.
Los sectores más afectados son textil, confecciones, cuero y calzado y automotores.
La destrucción de empleo asalariado en el sector privado no se detiene. La contracción está concentrada en la industria manufacturera como consecuencia la apertura importadora, la suba de costos que siguió a la devaluación, el alza de tarifas y la menor demanda. Los últimos datos oficiales dan cuenta de un retroceso de 33.000 empleos durante el gobierno de Mauricio Macri. Ese número surge de la pérdida de 73.251 puestos en rubros con salarios superiores a la media, frente a una creación de 40.277 puestos en ramas donde los salarios se ubican por debajo del promedio. Los registros oficiales muestran, sin embargo, una paulatina recuperación en los niveles de empleo total.

“Los puestos perdidos fueron compensados con empleo precario y de menor remuneración, lo que implica un notable deterioro en la calidad del empleo argentino”, explica un documento del Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala.

Los informes oficiales dan cuenta de la creación de 159.800 puestos de trabajo desde que asumió el gobierno de Cambiemos. El resultado que celebra el Ministerio de Trabajo se explica por una dinámica donde 85 de cada 100 puestos originados durante la nueva gestión corresponden a ocupaciones de bajos ingresos: monotributistas, municipales, casas particulares y monotributistas sociales.

Los datos desagregados revelan que el mayor crecimiento de asalariados se produjo en aquellos sectores con salarios entre 10 y 25 por ciento debajo de la media de la economía argentina. Por su parte, la mayor destrucción de empleo se concentra en aquellos asalariados que se encuentran hasta un 10 y 25 por ciento por encima del promedio como la industria manufacturera, la minería o las actividades inmobiliarias. “La recuperación del empleo privado registrado no solo se ha mostrado débil sino que además se ha modificado su composición, reemplazando puestos de ingresos altos por empleos de menor remuneración”, enfatiza el reporte publicado ayer.

La advertencia del documento del ITE es que la transformación en marcha de la estructura laboral impacta a nivel macroeconómico. La hipótesis que arriesga Telechea es que los cambios en el empleo explican por qué si bien el nivel de actividad comienza a mejorar, no sucede lo mismo con el consumo masivo de bienes. “Como los cambios en la composición del empleo mencionados tienen un impacto negativo en la masa salarial, esto repercute negativamente en el consumo masivo de bienes. A su vez, esta nueva configuración entre los asalariados no solo afecta al consumo, sino que probablemente refuerza el efecto en el empleo industrial, dado que la principal demanda de este sector es el alicaído mercado doméstico”, sostiene el economista.

El documento identifica además un estrecho vínculo entre el crecimiento de las importaciones de bienes de consumo con la destrucción de empleo en sectores industriales como el textil, confecciones, cuero y calzado y automotores. La destrucción de puestos de trabajo en todos estos sectores (11.560 empleos desde que asumió el gobierno de Cambiemos) representa el 26 por ciento de la caída total de 2016. “La mayor parte del debate sobre los problemas económicos del gobierno gira en torno a la inflación, el déficit fiscal y el tipo de cambio. Pero se habla poco sobre el principal problema que tiene este modelo, el empleo. Los problemas en la generación de puestos de trabajo de calidad no sólo no se han solucionado, sino que parece que vinieron para quedarse”, apunta Telechea.

 

Fuente: Página 12