Nuevas recomendaciones para la organización de instituciones y el cuidado del personal de salud

El Ministerio de de la Nación elaboró un documento dirigido al ámbito sanitario con el fin de cuidar a los que cuidan y minimizar los riesgos de propagar el virus responsable de la enfermedad COVID-19.

En el reporte diario sobre la situación, recomendaciones y acciones sobre el nuevo , el Ministerio de Salud de la Nación difundió las recomendaciones para las instituciones y para los trabajadores de la salud, elaboradas en base a un consenso con autoridades, sindicatos, clínicas, sanatorios y federaciones profesionales con el fin de mejorar la capacidad de prevención y protección ante la nueva infección de COVID-19.

“En marco del Consejo Federal de Salud (COFESA) se han buscado recomendaciones generales como la evaluación de las capacidades que tiene cada sistema, la distribución de clínicas, sanatorios, hospitales y centros de atención para generar circuitos asistenciales en donde puedan ser dirigidos los potenciales casos sospechosos”, describió el subsecretario de Estrategias Sanitaria, Alejandro Costa, a cargo de la articulación para lograr estas recomendaciones.

“De esa manera – agregó – estableciendo qué hospitales y centros de atención concentran la atención de pacientes respiratorios, la red se organiza y eso reduce la exposición de los trabajadores, como una medida de organización macrosanitaria a nivel provincial, o en una red de atención privada que define en dónde se atienden los casos sospechosos”.

Además, se recomienda que cada establecimiento de salud defina por dónde ingresan los pacientes respiratorios y por dónde los pacientes con otros síntomas, para que no haya un contacto cruzado entre ellos.

El documento fomenta la capacitación del personal de salud. “Tener el conocimiento es tan importante como tener los recursos. La capacitación sobre el uso de los equipos de protección, en función de la actividad y el ámbito donde se desarrolla, es importantísima para el cuidado de los trabajadores”, destacó Costa.

Puntualmente, para el equipo de salud se recomienda estar alertas a síntomas como fiebre (de 37,5 ° o más), tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, y alteración del gusto o del olfato. Ante la presencia de dos o más de estos síntomas no debe concurrir a trabajar y es necesario tomar una muestra para diagnóstico y realizar aislamiento hasta el resultado.
Es fundamental el uso adecuado y completo del equipo de protección personal para quienes estén afectados a la atención de pacientes sospechosos o confirmados de COVID-19, según la tarea asignada. Más información en: https://www..gob.ar/salud/coronavirus-COVID-19/recomendaciones-uso-epp
Además durante la jornada laboral se debe utilizar ropa específica de trabajo (ambo, guardapolvo) que debe quedar en el ámbito laboral. No se debe circular fuera de la institución o permanecer en el hogar con la ropa de trabajo.

Es importante evitar las reuniones (por ejemplo: pases de sala, recorridas de sala en grupo) en cualquier espacio que impida el distanciamiento físico mínimo de 1 metro, idealmente de 2 metros.

También es necesario evitar la exposición de todo el personal de salud mayor de 60 años; con comorbilidades o cursando un embarazo, a través de la reasignación de tareas: seguimiento telefónico de pacientes con sospecha de COVID-19, participación por teleconferencia de los pases de guardia, seguimiento por TeleCOVID de pacientes con patologías crónicas, entre otras.

Para acceder al documento completo:
http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000001956cnt-recomendaciones-organizacion-instituciones-cuidado-personal-salud.pdf

Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: